¿Tienes dudas de cómo ofrecer la mejor alimentación a tu bebé? ¿Te han recomendado una enfermera y no sabes qué es una salus? En Coalas somos un grupo de enfermeras especializadas en el cuidado de recién nacidos y bebés. Te ayudaremos en todo, desde la lactancia a cuidar y dar consejos si tu bebé tiene algún problema respiratorio o de cualquier otro tipo.

Y en este artículo te vamos a desmentir algunos mitos sobre la lactancia, como cuando te dicen que tienes que beber más leche para producir más leche. También te daremos algunos consejos reconocidos por nuevos estudios y organizaciones nacionales fiables.

Influencia de la dieta en la lactancia

Aunque la dieta influye poco en la cantidad y composición de la leche que le des a tu bebé, es verdad que una dieta equilibrada te ayudará tanto a ti como a tu bebé. Al igual que ayudará a cualquier persona a vivir de una manera más saludable.

Al igual que en el embarazo, no tienes por qué comer por dos. No debes comer más porque sí. Debes aumentar tu nivel de ingesta de calorías al día, que suelen ser 2.300. En estudios realizados, se ha llegado al consenso de que necesitarás unas 500 calorías más al día. Sobre todo, hay que tener en cuenta que es una estimación, ya que depende mucho de la situación tanto de la madre como del bebé.

Alimentos que NO debes comer

El alcohol está completamente prohibido, ya que se ha comprobado que es perjudicial para el correcto desarrollo del cerebro del bebé. El nivel de alcohol pasará muy rápido a la leche materna, concentrándose ese tiempo entre los 30 y 60 minutos. Por esto, no se recomienda beber alcohol durante los tres primeros meses de lactancia. Luego, es aceptable beber algo.

El café también pasa muy rápido a la leche materna, a la hora u hora y media de ingerirse. Afecta al bebé dándole insomnio, nerviosismo e irritabilidad. Por eso es mejor beber poco o incluso descafeinado.

Con los alimentos picantes, desde hace poco se ha descubierto que, al consumirlos, los bebés sufren más cólicos. Es mejor evitar el picante.

Las alubias, brócoli, garbanzos… No son del todo buenos ya que son flatulentos y provocan gases de más al bebé, lo que le puede provocar cólicos.

Qué alimentación seguir

La mejor alimentación es una dieta sana y equilibrada.

Es bueno comer variado, ya que obtendremos nutrientes diferentes de cada alimento diferente. Así, aumentaremos las posibilidades de obtener todos los nutrientes.

Y por mucho que hayas escuchado que beber agua te ayuda a producir más leche no es verdad, no te fuerces porque es contraproducente. Con beber 2 litros de leche, te es suficiente. Si quieres beber más, es porque tu propio cuerpo te lo pida.

Alimentos para aumentar la leche

No se ha comprobado que por usar unos alimentos en vez de otros se produzca más leche. Puede que en un futuro se descubra algún alimento, pero actualmente solo tenemos plantas medicinales con propiedades similares a los estrógenos.

Estas plantas, como las semillas de sésamo, estimulan la producción de leche. Pero no es seguro del todo. Mientras que sigas la dieta y no excedas en comer los alimentos que te puedan recomendar conocidos, no hay problema.

Vitaminas para complementar

No son obligatorias estas vitaminas, ya que con la propia dieta las obtenemos. Solo es necesaria si la madre tenía algún déficit o alguna enfermedad anterior.

El hierro solo es necesario tomarlo si has perdido mucha sangre durante el parto porque te puede producir anemia. Si no es el caso, no te preocupes que no la necesitas. Además, al no menstruar durante varios meses después del parto pierdes menos sangre.

En los primeros meses de dar el pecho, se pierde calcio por los cambios hormonales. Pero a los pocos meses, generalmente a partir del sexto mes, el metabolismo vuelve a cambiar y se acumula el calcio en los huesos.

Si eres vegetariana o vegana, la vitamina B12 es un suplemento totalmente necesario que debes seguir tomando. Es una vitamina que no se encuentre en ningún origen vegetal.

Hay alguna leyenda, como la de no consumir alimentos con u sabor fuerte como el apio o los espárragos. Se creía que se cambia el sabor de la leche, pero no es así. Y aunque así fuera, así vamos preparando al bebé a nuevos sabores para cuando introduzcamos papillas u otros sólidos.

Tampoco tienes que evitar alimentas que puedan provocar alergias. Con lo últimos estudios, está comprobado que por prevenirlos no se van a evitar al bebé futuras alergias. Si tiene alguna reacción en la piel, si es recomendable quitarlos.

WhatsApp chat